Mensajes Publicitarios

¿Han notado que muchos de los anuncios que vemos en la tele, escuchamos en la radio o nos encontramos en pantallas, carteles y mantas; son como que ¿y esto qué onda?

Eso ocurre porque algunos publicistas creen que la gente piensa, mira y escucha como ellos; y no se toman la molestia en meditar cuidadosamente lo que quieren decir, y cómo lo van a decir.

Establecer el mensaje exacto que se intenta hacer llegar, es crucial a la hora de crear anuncios publicitarios.

Hay innumerables anuncios confusos en la calle. Envían mensajes solapados en una jerga que a veces ni siquiera se corresponde con la de nuestro país y cultura.

Los anuncios deben ser planeados y deben ser simples. Pero necesitan de un mensaje.

El mensaje es la idea central. Lo que queremos que el público sepa.

Es necesario establecer la diferencia entre el mensaje y el anuncio. Imaginémoslos como un paquete de regalo: El anuncio es la cajita o el envoltorio, el mensaje es el regalo que va adentro.

Si logramos establecer el mensaje, los anuncios van a ser coherentes aunque sean distintos.

A menudo algunas empresas suelen lanzar a las calles anuncios sobrecargados de información. Cuando el anuncio está sobrecargado, el mensaje (si es que hay uno) queda diluido e imperceptible.

Antes de crear y publicar anuncios, asegúrese que ya ha sido establecido el mensaje que irá en ellos. No sobrecargue sus anuncios. Su publicidad será mucho más efectiva si usted envía el mismo mensaje.

Para ser buen escritor, hay que leer buenos libros. De lo contrario se corre el riesgo de caer en el pantano de la mediocridad. García Márquez decía que el escritor debe medirse por aquello que no se publica.

Algo similar ocurre con la publicidad.

Los buenos anuncios deben ser los ejemplos a seguir.

Si siente que su anuncio no está listo, no lo publique. Regrese a la mesa de trabajo con su equipo y empiece desde el principio.

Un ejercicio del que podemos aprender, es el de ver revistas o periódicos de otros países. Escojamos el anuncio que más nos atrajo y veamos por qué. ¿Fue la sencillez, lo gracioso, lo original, los colores? ¿El mensaje viene escrito en el anuncio o viene implícito?

Retome lo mejor de esos anuncios sin plagiarlos, adáptelos a su realidad y verá cómo, ese ingrediente creativo del que usted o su publicista poseen, empezará a darle el gusto a los anuncios que ahora sí transmiten el mensaje deseado, de una manera sencilla y clara.

Jerson
Consultor de Internet Marketing, SEO experto, Administrador de Servidores Linux, Fan de Joomla, Drupal y Wordpress, Lector de todo y Escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.