Ir a los bancos en Nicaragua es un castigo.

Es en verdad lamentable que cada vez que tenemos que ir a los bancos en nicaragua, sintamos que es casi como un castigo.

Mensajeros, asistentes, vendedores o dueños de negocios, saben a qué me refiero.

Las largas filas nos agrian la mañana, o la tarde; según sea el caso.

Peor cuando los administradores deciden que, si la fila es corta, no hacen falta tantas cajas abiertas.

De manera que el tiempo de espera con pequeñas o largas filas, viene siendo el mismo: una eternidad.

A ver cuándo se van a dar cuenta en los bancos, que el problema de las filas kilométricas no debe atacarse con más sillas de espera, si no con más personal.

A fin de cuentas, el negocio al que se dedican, ha sido por mucho, de los más lucrativos en la historia de la humanidad. Y el billete, en su caso, siempre sobra.

Jerson
Consultor de Internet Marketing, SEO experto, Administrador de Servidores Linux, Fan de Joomla, Drupal y Wordpress, Lector de todo y Escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.